p. Bellarmino Bagatti

P. Bellarmino Bagatti

El padre Bagatti nació en Lari (Pisa, Italia) el 11 de noviembre de 1905 y murió en el convento de San Salvador (Jerusalén) el 7 de octubre de 1990. Tomó el hábito franciscano a los 17 años en el santuario del Monte Alverna, en la Toscana italiana, y fue ordenado sacerdote a los 23.

Su extraordinaria aptitud para los estudios facilitó su envío al Instituto Pontificio de Arqueología Cristiana de Roma en 1931, donde obtuvo brillantemente el título de doctor en 1936. Por aquellos años comenzó su actividad docente como profesor en el Studium Biblicum de Jerusalén, enseñando topografía y arqueología cristiana.

Junto con el padre Sylvester Saller, creó la serie «SBF Collection Maior» (1941) y, en colaboración con Donato Baldi, fundó la revista «SBF Liber Annuus» (1951). Una vez que asumió la dirección del Studium jerosolimitano, amplió los programas académicos y aumentó el número de docentes. Fue, además, profesor en la facultad franciscana de teología de Jerusalén. Recibió innumerables reconocimientos académicos y participó en muchos congresos internacionales de arqueología, Sagrada Escritura, mariología, literatura apócrifa, culto a san José...

Entre las excavaciones realizadas por el padre Bagatti se pueden enumerar las siguientes: las catacumbas de Comodila, en Roma (1933-1934); Monte Nebo y Khirbet el-Mukhayyat (1935); el santuario de las Bienaventuranzas (1936); la Visitación en Ain Karem (1938); Emaús-Qubeibeh (1940-1944); Belén (1948); Dominus Flevit en el Monte de los Olivos (1953-1955); Nazaret (1954-1971); Monte Carmelo (1960-1961).

Su vocación como profesor le llevó a emprender iniciativas innovadoras en la formación de sus hermanos de hábito, como, por ejemplo, el «Curso de actualización bíblico-teológica», que se celebra cada año sin interrupción desde 1969 hasta nuestros días.

Con su actividad científica, el padre Bagatti consiguió que los santos lugares no fuesen ya considerados sólo como piadosas tradiciones franciscanas, sino que la comunidad científica internacional los reconociese como auténticos lugares arqueológicos que conservan recuerdos antiguos y de las primeras comunidades judeo-cristianas.

Concretamente, los trabajos de Bagatti en las excavaciones de Belén se centraron en el estudio de la zona del convento franciscano y de las cuevas próximas a la Gruta de la Natividad. Trabajó, además, en formular y precisar la naturaleza del presbiterio octogonal de la basílica constantiniana, descubierto en las excavaciones inglesas de los años treinta.

Arqueología

Derechos sobre el terreno y el santuario

Fases de la excavación