El tesoro de Belén

El tesoro de Belén

El tesoro de Belén está custodiado actualmente en el Museo Arqueológico del Studium Biblicum Franciscanum, en Jerusalén. Lo componen una serie de objetos de plata y bronce de la Edad Media pertenecientes a la Basílica de la Natividad, objetos que fueron hallados fortuitamente en dos momentos distintos: en 1863, con motivo de la restauración de la cocina del convento franciscano; y en 1906, durante la excavación para los cimientos del nuevo albergue para peregrinos.
El tesoro fue escondido con sumo cuidado en un periodo y por causas desconocidas para nosotros, aunque se puede conjeturar que esto ocurrió para protegerlo de posibles saqueos tras la prohibición del uso de campanas que impuso Mehmed II a los cristianos en 1452.
El tesoro está compuesto por:
- Un báculo esmaltado;
- Tres candelabros también esmaltados y otros dos de plata con inscripciones;
- Un carillón compuesto por trece campanas;
- Tubos de órgano de distintas dimensiones;
- Una cruz armenia de metal encontrada en las excavaciones de 1962-64 por el padre Bellarmino Bagatti.
Además, se conservan en este tesoro custodiado en el Museo de la Flagelación otros objetos de arte procedentes de la Basílica de la Natividad.